J’y suis jamais allé.

Sé perfectamente que existen una serie de cosas sin las que me sería completamente imposible vivir. Una de ellas, tengo muy claro que es la música. Y también sé que son muchas las personas que al igual que yo sienten lo mismo. Es la única que puede hacerme sentir en el mismo minuto más emociones juntas que cualquier persona, imágen, cosa, animal o sustancia.

Soy incapaz por ello de escribir sin música de fondo, de caminar mucho tiempo por la calle sin escuchar una nota, de estar en un sitio cerrado completamente en silencio un rato largo, de ver una película sin música, de dormirme sin ella. Y en fin, muchísimas cosas más.

En el momento en que encuentro un grupo que me hace escribir sé que entonces ese grupo seguirá gustándome para largo. Es genial descubrir que la voz de alguien puede suscitarte tanta inspiración. Ser consciente de que con unos tres minutos de grabación o a veces incluso bastante menos puedes recibir tantas cosas. Muchas veces bastan las primeras notas para ponerte a saltar como una loca o para pararte a pensar sobre cualquier cosa que tengas enfrente tuyo.

Creo que no existe música buena o mala, simplemente música que transmite y música vacía. Clasificarla es indispensable para formar tu gusto musical pero es imposible crear un criterio aunado para toda la humanidad. Yo soy la primera que encasillo la música, precisamente porque la siento tan importante en mi vida que defiendo mis grupos como si se tratase del mejor amigo del mundo contra las amenazas externas, que en este caso, y para mí, sería la música comercial con letra facilona, que al menos a mí no me inspira nada salvo indiferencia e impotencia por saber que hay muchísma gente que se merecería tener ese lugar que ocupan presuntos artistas carentes de talento, que sólo ocupan ese puesto por su cara bonita. Aunque claro está, yo a veces prefiero este sistema en el que muchos de los grupos que escucho no son tan conocidos y guardan una relación especial conmigo, de tal modo que los siento más mios, más cercanos, no sé… Probablemente sea por eso por lo que hay canciones tan importantes para mí, canciones de grupos que configuran e identifican una gran parte de mi vida, que hacen que recuerde gente que quiero, momentos buenos, malos, regulares, perfectos, nostálgicos, divertidos, extraños, nuevos, antiguos…

Elemento imprescindible en mi vida, gracias a la cual puedo permitirme el lujo de recordar a personas con las que he pasado mucho tiempo y de las que me llevo un libro de vivencias de las que aprender un rato y una foto que define a la perfección conceptos como amistad, familia, cariño, apoyo, reflexión, guerra y paz, amor, días grises endulzados con chocolate y bizcochitos, felicidad y plenitud.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

2 Respuestas a “J’y suis jamais allé.

  1. Magnifico lara!No s epuede vivir sin musica!

Vomita aqui:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s