Flume.

Por primera vez, con las manos calientes, los pies como siempre, helados, camino al lado de la playa.
No siento el exterior, probablemente tenga congeladas las impresiones de fuera.
No oigo el sonido del mar, y no por desdén, sino porque parece que transcurran inevitablemente las notas del Lay lady Lay de Dylan. Ni mucho mneos es físico, ni siquiera llevo encima el ipod, sino que es más bien flotante. Las oigo pasar por mi cabeza, y sin embargo, no puedo ni tan siquiera acercarme a soltar una sola palabra de ella por mi boca. No puedo a penas tocar la abstracción con un dedo.
Flotan, y aún así, pesan, y se hunden como la cucharilla que baila en una taza que le viene grande.
Y pienso: yo floto el una taza más grande, el mar, y me mantengo a flote aún no sé cómo, y lo desconozco tanto como la razón misma de estar caminando sin saber a dónde voy en medio de la madrugada del domingo, flotando, no fluyendo, manteniéndome y cuidando no escurrirme por las grietas que van dejando las horas que pasan a mi lado y, rezagadas prefieren no seguirme hasta casa. Cuando llego, olvido.

Bon Iver – Flume

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Vomita aqui:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s