Pequeño moratón.

Ante todo ¿es esto una declaración de intenciones? Sinceramente no sé, pero escribo y lo dejo seguir: Palabra de mona pendeja y santa.

Es mi voluntad quedarme quieta y no hacer nada, nada salvo dejar caminar por mi brazo. Cabilando el camino más largo por encima de la fina capa que cubremis venas. Por el reverso de mi antebrazo. Una pulsión irrefutable que hace que se me estremezca hasta el último poro de la piel de mi cuerpo. Y viene a matar, a matar y no parar hasta acabar con todas las fuerzas con las que yo pudiese oponer resistencia. Y no lo hago, no me resisto. Tiendo y me dejo caer como Ofelia.

Parece me duermo y no es eso sino un tremendo naufragio de cualquier esquema que yo intentase conservar. Sopla el viento, no sé de dónde viene. No sé cómo, la ventana está cerrada. (Creo que eres tú, pero por si a caso, callo, que es más bonito, es mejor y gasta menos energías que decir monerías)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Vomita aqui:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s