We won’t need legs to stand.

Era como yo y no lo era. Pretendía saber todo supongo… Quería saber porqué decía lo que decía, qué pensaba sobre nada… Pensar sobre el aire y cómo corre.

Esas cosas que haces y te evades de todo por algún que otro minuto: quedarse mirando hacia el cielo cubierto de hojas de árboles, cerrar los ojos mientras te los atraviesa la luz del sol de color naranja fuerte o ver cómo se te eriza la piel por el frío que corre por el viento que pasa.

Sólo son formas de irte, en mente. En cuerpo, quieras o no, sigues estando. ¿Para qué? Probablemente para nada, quizá para ver la reacción de la persona que en algunas ocasiones tienes al lado, pero no es lo ideal.

Pienso en nada. Pienso en dejar la mente en blanco y como mucho hacer frases de sujeto, verbo y predicado, y a veces, ni eso.

Corriendo pasa el aire infectado a los pulmones llenos de nada. El todo es nada y esto ahora mismo es nada.

Correr queriendo ir a ninguna parte, eso es lo que lleva a ver, verlo, verte, verlos.

Escribir sin decir nada, esperan que lluevan tres ideas y que ninguna sea buena…

Nada es bueno o malo, de hecho, no hay nada absoluto.

No respiro, me tumban los pulmones.

Predica con el ejemplo de la observación y la comprobación, porque si no compruebas no vas a saber nunca la verdad, aunque ésta no exista.

Ahora que he vuelto…

– Dime, ¿qué decías?

http://listen.grooveshark.com/s/The+Biggest+Lie/Pvni6?src=5

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Vomita aqui:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s