Canciones para el sueño y las manías.

Se me caen ya los párpados, les pesa el sueño. Ni si quiera con cuatro cafés soy capaz de mantenerme. Me fallan ya hasta las piernas y cada vez noto con mayor intensidad cómo mi cabeza va rompiéndose un poco más.
El transcurso de los minutos se vuelve quebradizo, como la pared, que ya con grietas, da señales de que en poco tiempo se convertirá en agujero díficil de tapar u ocultar…
No sé qué me preocupa más: si colocar correctamente una cucharilla de café o respirar dentro del vaso para poder saborear el café mediante su olor. Tampoco sé qué me causa más indignación: si que la gente se queje de vicio, no se organice y no luche; o que no sepan diferenciar entre Garrel o Bertolucci…
No me parece demasiado útil pararme a debatir estas cuestiones, ya que yo seguiré prefiriendo a “al final del suflé” que a cualquier otra película, asi como guardar el medio sobre de azúcar que no uso, doblado, bajo el plato.
Y me traslado lejos, y lo que escudriño e imagino, no soy capaz ni a contarlo yo… Me duermo, llevame ya, que me caigo del sueño.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Vomita aqui:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s