Escarchados.

Anna Karina.

 

Emprendiendo un viaje por el finito camino de baldosas grises pensaba. Pensaba en ir a tientas por la ciudad, en cerrar los ojos e intentar encontrar el camino sin necesidad de concentrar su mirada en el entorno. Poseer la capacidad suficiente para valerse de sus demás sentidos. Fue incapaz. Abrió los ojos después de cuatro segundos de fugaz reflexión y siguió su camino como cualquier otra persona vidente.

Pero, inevitablemente, comenzó a preguntarse si el hecho de poseer dos ojos por los que ver el mundo nos permitía verlo todo naturalmente cómo realmente es. En verdad, estamos repletos de filtros. Filtros sobre las imágenes directas que percibimos, desde la publicidad y la televisión hasta nuestras relaciones. Si es cierto que no estamos ciegos, porqué entonces nos empeñamos en ver cosas que no existen, en conformar expectativas que no pude distar más de la realidad, o de enlazar hechos desagradables de un modo en el que no lo parezcan tanto perfilando un cariz completamente distinto al real. No lo sabía, no sabía nada, ni tampoco porqué había llegado a cuestionarse este tipo de cosas a altas horas de la madrugada.

Sólo podía ser consciente de los hechos palpables de la noche fría, alejada del verano pero aún precoz para llamarla otoñal. Captaba la luz amarillenta de las farolas, el sonido de sus pasos sobre la calle adornada con charcos dispersos, el murmullo de la gente fumando fuera de los bares… Capaz. Capacidad para tocar lo estrictamente empírico. No existía un mínimo de atrevimiento.

Cruzando la calle, cambia a la acera de la izquierda, se acerca a la pared, extiende su brazo y permite que su mano palpe las puertas y los tramos huérfanos. Ahora sí, cierra los ojos

-Pensarán que estoy chiflada.

O no, pero la cuestión era que ya nada parecía indicarle nada. No tenía el más mínimo conocimiento para seguir… Vuelve a abrir los ojos y ve sus pies justo al filo de la acera, frente a la calzada. El peligro. Realmente conservaba un mínimo de conciencia sobre su propio camino. El camino a la cama que ni siquiera quería recordar.

Las ganas de llegar a casa eran nefastas, quería volver pero no a la suya. Quería entrar en una habitación diferente a la de siempre. Una que no estuviese rodeada por esas cuatro paredes blancas que la asfixiaban en un vacío neutro tan agobiante que le causaban heridas en los pensamientos rápidos. Un cuarto en que tumbarse boca arriba en la cama no supusiese que el techo se te viniese encima. Y un piso en el que no te diese la impresión de oir dos decenas de goteras aunque ni lloviese ni las hubiera.

Se quedaría esperando, no quería volver a meter la llave en esa cerradura y abrir las puertas del limbo. Porque realmente era eso, era el limbo de sus pensamientos, el lugar donde entran pero no suelen salir, y que vagando por el único pasillo que el piso poseía, le gritaban bajo el pesado silencio que sus labios no se atreváin a pronunciar. Insoportable, esa era la palabra.

-Necesito un descanso.

Necesitaba sentarse, pararse en un lugar distinto. Tomó asiento en el escalón de acceso al portal de un edificio amarillo oscuro, casi ocre. Metió la mano en el bolsillo de su gabardina, sacó un cigarrito… No tenía fuego. Comenzó a buscar por entre sus bolsillos, su bolso y de nuevo en la chaqueta, pero no encontró nada. Volvió su vista hacia el suelo, ni siquiera tenía ganas de suspirar, así que cantó.

Y una vez la pieza comenzaba a decaer en su boca, con el pintalabios congelado como escarcha roja, percibieron sus ojos un par de bonitos zapatos y su nariz el olor a fósforo. Cuando levantó la vista lo único que pensó fue:

-No creo que sea Gainsbourg.

Y siguió con su tema.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Vomita aqui:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s