Feminismo de lata en Diagonal.

¿Por qué lo llamamos machista cuando queremos decir…

Hace dos días leí el artículo que se publicó en Diagonal sobre el machismo en el mundo del indie… Lo primero que me llamó la atención fue el título: “Machismo gafapasta”… Conozco bastante gente a la que le gusta el indie y no tiene problemas de visión, salvo por las cervezas que se toman más allá de las tres de la mañana. Tirando de mitos, el artículo ya comienza encasillando al indie estereotipado: con gafas de pasta, pitillos (o más bien leotardos vaqueros), camisa abrochada hasta el último botón, más delgado que un crío de Mali. Por supuesto, esta imagen se identifica con un hombre y no con una mujer. Y es que el tono del artículo, desde mi punto de vista, da a entender que, aunque la autoría sea colectiva (ahí, para resaltar que son súper inclusivos e inclusivas), lo han escrito para subirse al carro de las polémicas que se han ido generando en el último trimestre, tales como las de Desigual o las de los anuncios de Evax, y un largo etcétera.

Quiero dejar bien claro llegadxs a este punto, que yo soy una mujer feminista, convencida, y comprometida con la lucha, sin embargo, me parece que a veces, en un intento de querer ir de progres máximos, se ridiculizan las posiciones que se han ido tomando a partir de opiniones documentadas, para quedarse en un feminismo, que yo llamo, de lata.

Entiendo por feminismo de lata aquellas acciones, artículos u opiniones que tan sólo buscan aumentar gratuitamente la popularidad, la polémica por la polémica, o simplemente, como acabo de señalar, sumarse a una tendencia. Pero he aqui donde surge el problema, ¿por qué se toma el feminismo como una moda? Está claro que no lo es, está claro que las personas que se permitan juzgarlo como una tendencia pasajera dentro de la sociedad, o un adjetivo más que poder añadir a la bio del Twitter, están muy confundidxs… Desde mi humilde punto de vista creo que lxs autorxs de este texto, no pretenden ridiculizar, ni hacer demagogia de la lucha feminista, pero sí que insisto en que a lo largo del artículo el tema se va desvirtuando, para acabar ofreciendo una visión confusa sobre lo que ellxs mismxs proponen… Bien, creo que para escribir un artículo de opinión (como pienso, es el caso), primero se ha de tener la suficiente información como para ofrecer una explicación completa y contundente dentro de lo que cabe.

Vale que sea evidente que en todos los géneros musicales encontremos machismos, o micromachismos, más velados que en otros. Es evidente que música como el reguetón no esconde su sentido falocráta, o que el hip-hop a menudo habla de tetas-culos-y polvos, e incluso de prostitutas, (aunque hablan de mil cosas más a parte de esto. Aprovecho para decir que el hip-hop está aún hoy muy estigmatizado…). Pero sinceramente creo que no puedo opinar más allá de este par de líneas, puesto que no soy una consumidora de dichas corrientes musicales.

Que Annie B. Sweet se haga fotos de promoción con menos ropa que con la que sale a comprar el pan, me parece algo que no viene para nada a cuento. Primero porque la artista decide si aprueba sus propias fotos de promoción, y segundo porque tiene el mismo derecho a salir vestida con una transparencia y un sujetador negro, que a salir en chandal o directamente desnuda. Lo que faltaba era que después de tanto tiempo combatiendo por la libertad femenina a la hora de ofrecer una imagen en público, volviesemos sobre lo mismo… Además de que aqui entra un factor importante, la estética, y sobra decir que las fotos de Annie a parte de ser sencillas y a la par elegantes, no presentan mayor conflicto que el de distinguir entre la imagen del artista y su música. Una artista de sus características, que vive sobre todo de directos no busca tanto que se la juzgue por su imagen, sino por sus conciertos y composiciones.

Además deberían contactar a la hora de repasar estos artículos con un/a coolhunter y/o sociológo/a que les diferencie entre lo que se entiende como gafapasta (aKa cultureta, de toda la vida) y un hipster… Porque no tienen por qué ser sinónimos (ni estimo lo sean…).

Por otro lado, que en un vídeo del Guincho se vean tetas, no se me presenta mucho más agresivo que cualquier película de Von Trier, que seguramente todxs esxs hipsters gafapásticos, y los diagonalers (así he decidido llamarles), tomen como un magnífico director para nada comercial (ja ja ja, perdón, es que es muy gracioso…). Y con esto no excuso el tratamiento que se da al cuerpo femenino dentro de la publicidad, (que es bien sabido, critico), el ámbito musical, o de la moda, pero es que en este aspecto, sostengo que se configura estrictamente desde un sentido de gusto y estética, que puede verse, se mantiene a lo largo de todos los videoclips del canario…

Una mezcla kitsch entre una Playboy de los 60’s y Verano Azul… A mi me parece mucho peor cualquier anuncio de compresas que esto, que al menos tiene un trasfondo creador… Artístico. Quizás Pablo sólo busca hacer un favor a todxs esxs indies que no han visto aún una mamellindie* en su vida. (*término tomado de los @Indiepollas).

Los músicos indies pueden mostrarse inseguros y tiernos. De hecho, las críticas más zafias a este género se ceban con la languidez. Pero esta tolerancia a los sentimientos masculinos no tiene por qué traducirse en relaciones más igualitarias entre hombres y mujeres.

Pues obviamente no, no tienen por qué suponer relaciones más igualitarias entre hombres y mujeres, pero tampoco es cierto que todos los indie-stars, hombres, del panorama, digamos nacional, van exactamente de buenitos empollones de la clase… Sino que hay más de un ejemplo de indie lover… No sé si me explico…

la mayoría de las letras de Los Planetas, grupo emblema del indie estatal desde los ‘90, están dedicadas al despecho amoroso y en ellas cabe todo tipo de revanchismo hacia mujeres crueles que producen dolor y merecen recibirlo. En los últimos años, el letrista más celebrado es Francisco Nixon, que abunda en canciones de amor a chicas guapas –no se les suele conocer ninguna otra cualidad– a las que admira de manera aparentemente ingenua. Y, más allá de las sutilezas, tenemos a Antonna (el proyecto en solitario de un miembro de Los Punsetes), incapaz de acatar el rechazo dignamente: “Era una gilipollas y además bastante fea, aun así le pedí el teléfono, para que veas (…); la tía puta ni siquiera quiso”. Como resume la periodista Elena Cabrera, “el indie es un imaginario masculino donde los hombres cantan sobre qué es ser un hombre joven en los ‘90 y los conflictos propios de hacerse mayor en el siglo XXI”.

Las letras son un campo arduo, terreno pantanoso para cualquier persona que estime oportuno sembrar su opinión sobre ellas. Y es que, al igual que ocurre con el tratamiento de las imágenes, las letras, son una licencia más, que dependen por entero de lxs artistas, y de su libertad para componer… Cabe por tanto plantearse el siguiente interrogante ¿hay que ser políticamente correcto en la música? Si algo de bueno tiene el arte y las diferentes disciplinas que abarca, es la posibilidad de jugar a ser incorrectx, de retar al público, de provocar distintas reacciones, e intentar suscitar diferentes sensaciones, sino no sería música, sería un libro de educación vial… Otra cosa bien distinta es hacer apología de según qué cuestiones. En este aspecto, creo que las canciones a las que aqui se refieren no son más que una muestra de los temas recurrentes dentro del imaginario compositivo del indie-pop, sólo que es más fácil criticar desde un punto de vista superficial que analizar e invetigar sobre la raíz del conflicto que lleva al autor/a a escribir esa letra. No veo a nadie criticando duramente a Bukowski por misógino, seguro que les parece un dios literario del realismo sucio. Lo cual me parece óptimo, pero yo no comparto.

Y en cuanto a lo de La Bien Querida, y la boda, creo que la pobre ya tiene suficiente penitencia con llevar esas faldas…

Este artículo, me da la sensación, carece de testimonios, es decir, para que tuviese mayor rigor periodístico (y con esto no pretendo dar lecciones de nada a nadie), y validez, no hubiese estado de más contar con unas cuantas declaraciones o explicaciones por parte de músicos/as de la escena, que desmintiesen o confirmasen las ideas que se exponen en el artículo. Porque ni un blog es un períodico, ni un períodico un blog, y la diferencia principal a menudo reside en el rigor de las informaciones y fuentes, a las que por lo general el/la autor/a de un blog no suele tener acceso. Pero claro, es que lxs artistas y músicxs no tienen el deber de explicar sus creaciones, al igual que lxs artistas plásticos no tienen el deber de proporcionar un díptico explicativo de cada una de las obras expuestas en una muestra. Se llama licencia artística, libertad creativa, o arte… O música.

La cruzada de Diagonal contra el indie no termina aqui, sino que prosigue, con una serie de testimonios sobre supuestos sesgos de género en salas y conciertos del panorama español, donde para establecer su crítica se basan en tres afirmaciones de artistas mujeres, de dos líneas cada una… Ya… no tengo nada más que decir… Dado que en el apartado en el que se podría obtener mayor rigor, y veracidad, con un margen más amplio para la investigación, no se explayan en absoluto.

Parece que Diagonal quiere atraer la atención de los y las indies del país para así aumentar el número de lectorxs… Me parece muy bien, pero no mediante este tipo de artículos de opinión teñidos de amarillismo y sensacionalismo. Sólo se ha buscado levantar una humareda porque es un tema que siempre ha estado en el aire y nadie se ha atrevido a investigar y exponer de manera concreta y adecuada, quizás porque para eso hace falta algo más de información que cuatro juicios de valor sobre unas fotos de Annie B. Sweet (seguramente de una fan de Lourdes *jajajaja*), o unas cuantas frases que no se presentan, ni citan, su contexto original. Puede que todo ello sea culpa de Bolonia, o del PP, o del feminismo barato de la Etxebarría, sinceramente no lo sé. Sólo sé que esta es mi opinión y a quien le guste, me alegro, y a quien no, que lo arrasque, que replique.

Libertad de prensa tanto para Diagonal como para la Newell (osea, para mi, que parece se me levante complejo de Aida Nizar).

Aqui el artículo: https://www.diagonalperiodico.net/culturas/machismo-gafasta.html

María de las Nieves se me rompe el corazón.

Vamos que todo esto me huele ya… Me toca los ovarios a dos manos (que no me aguanto más…)

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo feminismo, opinion

15 Respuestas a “Feminismo de lata en Diagonal.

  1. Marina

    Hola maja, soy la Mari vitamina jaja
    Me ha gustado mucho todo el texto, lo comparto en general, pero sobre todo en la parte de “que carecen de testimonios”. Todos esos “testimonios” están totalmente descontextualizados, más que nada porque a más de uno, en los que me incluyo, ha leído esas referencias en más de un sitio en el contexto apropiado. Me gustaría decirle a sus autores/as que más leer y menos cagar fuera de la pota.

  2. Olé por tu artículo, pero quisiera preguntarte el por qué de cambiar las oes o aes por una x cuando te refieres a plurales. Como ” lxs artistas y músicxs”. ¿Es parte de tu lucha feminista no aceptar que el plural genérico en castellano suele acabar en “os”? Porque me parecería una soberana estupidez.

    • Pues si. La verdad, paso de excluir a ninguna persona por medio del lenguaje, hombre o mujer, o de cualquier otro género. Creo en el lenguaje inclusivo y no discriminatorio… Desde luego no me parece ninguna tontería. Pero tampoco me interesa abrir un debate sobre ello aqui contigo.
      Gracias por dejar tu comentario.

  3. Lo curioso es que no se documentan, las letras de los Planetas (las de Una semana en el motor de un autobús) hacen referencia a los problemas de J con Florent, y no a una relación con una mujer. Yo también tuve mi “momento indignado” con otro artículo del mismo palo http://shortcutstonowhere.wordpress.com/2012/09/18/hipster-indie/

    • NeXusZero

      esto es totalmente cierto…era un momento muy malo en la vida de Florent debido a su adicción y J estaba muy quemado porque veía que su mejor disco se iba a ir al carajo

  4. Muy bueno el texto, muy acertado en el tema del feminismo de lata……no aportan mas que sensacionalismo y desvirtuan la verdadera lucha!

  5. peelovska

    Honestamente, porqué no reconocer que el indie es una corriente musical conservadora aupada por los medios de comunicación de masas interesados en sepultar la cultura crítica. Huele a podrida la preponderancia de estos grupos en detrimento y exclusión de otros autores y géneros. El indie no es más que adoctrinamiento cultural disfrazado de moderno y de vanguardia. Además, industrialmente no se corresponde semejante promoción con su calidad (mínima en muchas ocasiones) ni con ná. Basta ya de que nos lo metan por los ojos y encima nos quieran convencer de que son gente sensible y sofisticada, cuando se trata de música burguesa, sexista y machacante.

  6. Jota

    Dices:

    “Este artículo, me da la sensación, carece de testimonios, es decir, para que tuviese mayor rigor periodístico (y con esto no pretendo dar lecciones de nada a nadie), y validez, no hubiese estado de más contar con unas cuantas declaraciones o explicaciones por parte de músicos/as de la escena, que desmintiesen o confirmasen las ideas que se exponen en el artículo.”

    Oye, ¿pero tú te lo has leído? Porque yo veo nada menos que 9 personas entrevistadas a lo largo del texto. Que está bien criticar, pero criticar con rigor, ¿no? ¿Nos aplicamos el cuento?

    • 9 personas que se citan con afirmaciones sacadas del contexto original, que por cierto, ni si quiera se cita.
      Y es que esas afirmaciones proceden de otras entrevistas, y no de ninguna que se haya hecho en especial para este artículo. ¿Le han preguntado a caso a alguno/a de lxs directorxs artísticxs de los vídeos del Guincho o de las fotos de Annie qué conceptos manejaron?
      Yo he expresado mi descontento y mi opinión, y en tu caso y por tu comentario, me parece a mi que no has entendido una palabra del por qué de ese párafo que citas.
      Y sí, me lo he leído unas 6 veces.
      Creo criticar con rigor y base, más que nada porque estoy formada en teoría de género y consumo indie.
      No obstante, gracias por leer el post y dejar un comentario… Para la próxima si el tono del mismo es de debate y no de portaleo, sería lo más ya…
      Lara.

  7. A mi me da la sensación de que se han hecho la ‘picha un lío’. Este artículo (Machismo gafapasta) es el batiburrillo de más de trescientos emails entre once personas. Once personas. Para eso, o montas unas conferencias, o simplificas las mentes pensantes. Ya se sabe que cuantas más mentes, más puntos de vista, y más difícil la conclusión (y aún más para un tema complicado).

    Se han quedado cortos, realmente no han ahondado seriamente en el machismo que pueda residir en la música. Que lo hay sin duda en mayor o menor medida. La música como expresión artística refleja la sociedad del momento, y si la sociedad en la que vivimos actualmente se fundamenta en el patriarcado, por mucho que nos fastidie (o fastidie a ciertas personas), es lo que hay.
    Sinceramente creo que querían decir mucho, pero no han sabido cómo, y les ha salido una mierda como un castillo.

    El artista es libre de crear según le plazca, no creo que sea bueno limitarlos. Posteriormente se le podrá analizar desde varias visiones.
    Si desde el punto de vista técnico eres un/a crack: perfecto. Pero si desde el análisis de género se ven actitudes/aptitudes machistas: eres machista.
    La obra me puede servir como buen ejemplo en esas facetas artísticas-técnicas, y en cambio, de mal ejemplo si lo quiero utilizar hacia lo coeducativo.

    Personalmente, si se me permite, me gustaría resaltar la marabunta de comentarios que siempre surgen después de este tipo de artículos ‘feministas’. Ahí se puede ver como el egocentrismo masculino es más grave de lo que parece, y del camino que aún nos queda por recorrer.

    Ea, perdón por la verborrea 🙂

  8. Bonhomme

    Un verdadero alivio leer a una mujer feminista que coincide conmigo en que ese artículo es una supina sandez. Soy anarquista libertario y defensor del igualitarismo sexual pero creo que algunos sectores feministas están perdiendo el norte, lo que encima deja en bandeja de plata para que los reaccionarios descalifiquen a todo el movimiento como histérico y victimista.
    Vamos camino de una guerra entre el lobby machista y el lobby hembrista, entre talibanes del falo y la vagina, eso ya sería el colmo, la última deshumanización, nos han enfrentado por raza, por generación, por ideología, por fe, si ahora ya nos enfrentan por esto habrán aplastado lo poco que queda de espíritu humano. Que vergüenza de mundo.

Vomita aqui:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s