Archivo de la categoría: Sin categoría

Escarchados.

Anna Karina.

 

Emprendiendo un viaje por el finito camino de baldosas grises pensaba. Pensaba en ir a tientas por la ciudad, en cerrar los ojos e intentar encontrar el camino sin necesidad de concentrar su mirada en el entorno. Poseer la capacidad suficiente para valerse de sus demás sentidos. Fue incapaz. Abrió los ojos después de cuatro segundos de fugaz reflexión y siguió su camino como cualquier otra persona vidente.

Pero, inevitablemente, comenzó a preguntarse si el hecho de poseer dos ojos por los que ver el mundo nos permitía verlo todo naturalmente cómo realmente es. En verdad, estamos repletos de filtros. Filtros sobre las imágenes directas que percibimos, desde la publicidad y la televisión hasta nuestras relaciones. Si es cierto que no estamos ciegos, porqué entonces nos empeñamos en ver cosas que no existen, en conformar expectativas que no pude distar más de la realidad, o de enlazar hechos desagradables de un modo en el que no lo parezcan tanto perfilando un cariz completamente distinto al real. No lo sabía, no sabía nada, ni tampoco porqué había llegado a cuestionarse este tipo de cosas a altas horas de la madrugada.

Sólo podía ser consciente de los hechos palpables de la noche fría, alejada del verano pero aún precoz para llamarla otoñal. Captaba la luz amarillenta de las farolas, el sonido de sus pasos sobre la calle adornada con charcos dispersos, el murmullo de la gente fumando fuera de los bares… Capaz. Capacidad para tocar lo estrictamente empírico. No existía un mínimo de atrevimiento.

Cruzando la calle, cambia a la acera de la izquierda, se acerca a la pared, extiende su brazo y permite que su mano palpe las puertas y los tramos huérfanos. Ahora sí, cierra los ojos

-Pensarán que estoy chiflada.

O no, pero la cuestión era que ya nada parecía indicarle nada. No tenía el más mínimo conocimiento para seguir… Vuelve a abrir los ojos y ve sus pies justo al filo de la acera, frente a la calzada. El peligro. Realmente conservaba un mínimo de conciencia sobre su propio camino. El camino a la cama que ni siquiera quería recordar.

Las ganas de llegar a casa eran nefastas, quería volver pero no a la suya. Quería entrar en una habitación diferente a la de siempre. Una que no estuviese rodeada por esas cuatro paredes blancas que la asfixiaban en un vacío neutro tan agobiante que le causaban heridas en los pensamientos rápidos. Un cuarto en que tumbarse boca arriba en la cama no supusiese que el techo se te viniese encima. Y un piso en el que no te diese la impresión de oir dos decenas de goteras aunque ni lloviese ni las hubiera.

Se quedaría esperando, no quería volver a meter la llave en esa cerradura y abrir las puertas del limbo. Porque realmente era eso, era el limbo de sus pensamientos, el lugar donde entran pero no suelen salir, y que vagando por el único pasillo que el piso poseía, le gritaban bajo el pesado silencio que sus labios no se atreváin a pronunciar. Insoportable, esa era la palabra.

-Necesito un descanso.

Necesitaba sentarse, pararse en un lugar distinto. Tomó asiento en el escalón de acceso al portal de un edificio amarillo oscuro, casi ocre. Metió la mano en el bolsillo de su gabardina, sacó un cigarrito… No tenía fuego. Comenzó a buscar por entre sus bolsillos, su bolso y de nuevo en la chaqueta, pero no encontró nada. Volvió su vista hacia el suelo, ni siquiera tenía ganas de suspirar, así que cantó.

Y una vez la pieza comenzaba a decaer en su boca, con el pintalabios congelado como escarcha roja, percibieron sus ojos un par de bonitos zapatos y su nariz el olor a fósforo. Cuando levantó la vista lo único que pensó fue:

-No creo que sea Gainsbourg.

Y siguió con su tema.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Marisol en Bénicassim.

Vuelta del verano. Del verano fatal en nuestro caso. Por el Norte no ha habido precisamente una temperatura especialmente veraniega, sin embargo, el verano se ha desarrollado con relativa normalidad.

Aún con todas las circunstacias que suponía este verano: una secuela del anterior, teñido por la más que célebre “crisis” que nos hace replatearnos para cuántas cervezas nos dan los euros que tenemos en el bolsillo a la hora de salir de fiesta; el retorno de amigos y amigas procedentes de otros puntos de España a los que se encuentran desplazados por motivos de estudios; o simplemente, el mal clima, y no me refiero al meteorlógico, que se impregnaba en el ambiente.

Por un lado no son factores tremendamente novedosos, sin embargo, se han visto potencialmente acentuados. Sin duda alguna, estos pocos meses de libertad académica, distensión y algo de libertinaje me han traído consigo más de una cara de asombro.

Realmente he llegado a plantearme decenas de veces si la humanidad al completo no sufrirá un trastorno bipolar hiper( que no hipster ) tenso con tendencia al egolatrismo agudo y la pretensión más siniestra. Si bien, somos capaces de saludar a la misma persona en la misma semana una vez con una sonrisa de oreja a oreja y al otro día con cara de haber enterrado en su jardín un cádaver fresco… En cuanto a lo del egolatrismo, creo que lo pongo sólo por quedar de auténtica imbécil, este es un punto del que todo el mundo es consciente… Nos amamos demasiado a nosotros mismos y todos sabemos que la culpa es de los libros de auto-ayuda, de los programas de adelgazamiento televisados y de la Neo. Ahora sí, lo de la pretensión, es algo que se sale de madre se mire por dónde se mire, y es que no podemos poner la vista en ningún punto sin notar que se sale a chorros de cualquiera de ellos. Pongamos algún ejemplo:Los bares de cocktails, esos magníficos emplazamientos donde darse el gustazo consumiendo exquisitas combinaciones de alcoholes… Lo que llega a matar esta afición degustativa tan compleja y amena a la vez, se convierte en un nido de gente que supuestamente sabe por lo que está pagando. Supuestamente, y suponer en este caso es mucho. En primer lugar, porque, por poner un ejemplo, no todos los cocktails son agitados y menos incluyen un baile sútil que no “parece para nada un numerito para ligar” del camarero y hacerse el estupendo… Segundo, no por más sombrillita va a estar mejor hecho. Ni por eso ni por llenarme un vaso de medio litro con 4 limas cortadas… Pedir un mojito incluye lima pero no lima con mojito… Y así todo. La parte graciosa que enlaza con lo pretencioso de las masas, llega cuando le preparan algo que no llega a ser exactamente lo que es ni del modo correcto , se presenta mal (pero monísimo) y así… Pero nada importa cuando la copa cuesta 7 euros y te queda dívina con unas sandalias que parecen más unos zancos con un pavo real muerto con incrustaciones en swarovski.

Con esto no vengo a realizar ningún juicio sobre los que frecuentan este tipo de establecimientos, ni tampoco a aquellos que se creen que les debes algo sólo por mirarles a su cara (no) bonita… Simplemente intento conformar un boceto (que se queda cojo) sobre la cara de la sociedad soleada que he visto conformar este año.

De todos modos, tampoco soy yo una chica que disfrute del verano de un modo tradicional y auténtico, se podría decir más bien que soy un poco negada. El verano y yo no nos llevamos bien, pero al menos nos tenemos respeto. Yo no voy a la playa pero sí como helados, y aunque no me ponga morena me maquillo las ojeras para no asustar demasiado a mis amigos con mi palidez pseudo mortuoria…

Aunque no sé de qué me quejo aqui, en Asturias, cuando no es nada comparado esto con el ambiente levantino español… ¿O debería decir inglés, alemán o francés? Porque señores y señoras, admitamos que el Levante ha sido colonizado por ellos, sólo quedan bares que ni si quiera tienen la carta en español, piscinas, hoteles, playa y tiendas de souvenirs y parques de atracciones, que apuesto han visitado más turistas que autóctonos. Pero, volviendo al tema… El ambiente es tremendo, podría decirse que una mezcla incluso kitsch, que aunque intente ir de moderna y renovada sigue destilando “los pajaritos”, Marisol y Benidorm 68… Qué atrás han quedado Ceuta, dónde iban a por transistores los abuelos, o Fuengirola… Ahora Mallorca y Benidorm son los reyes del mambo.

No estaría mal del todo volver a tener un verano sencillo de aquellos que a los de mi edad y algunos otros no llegó a tocarnos: viajes en coche en los que no se podía respirar de toda la gente que iba dentro, una neverita llena de Mirinda, los hits de Rafaella Carrá y de The Beattles (aunque a mi no me gusten) saliendo de los altavoces, las toallas con dibujos horribles de puestas de sol, las tarteras con tortilla, y los viajes a Altea que sólo se llevaban a cabo porque la hermana pequeña quisiese ir a  peregrinar a la casa que tenía alli Marisol… Ahora no, Altea está en manos de Norma Duval y su Emporio (hahahaha), comemos sandwiches que vienen ya hechos, nos ponemos hasta atrás de tinto de verano, escuchamos letras profundas como “Jhonny la gente está muy loca… WTF?! (osea “qué mi p*ta madre?!) y como mucho peregrinamos a Bénicassim.

Ninguna de las dos opciones está mal, pero reconozcamos que a veces el verano de las películas de suecas en bikini por Benidorm tienen su áquel… Al menos las suecas que salían alegraban la vista.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Cadáveres en cañaverales.

Me estallan los dientes de felicidad. Se me salen las tripas por la boca de la emoción. Sangro por la nariz de las ansias que tengo contenidas. Me corre bilis por los oídos cuando oigo que se acercan sus pasos. Mis vertebras se desencajan y se me clavan en los pulmones. Del mismo modo, éstos se rajan por la mitad para respirar con gusto el humo del cigarrillo que fuma frente a mi cara, donde la piel está arrancada a tiras: la nariz rota, las orejas en los dos tarros que hay en la alacena de la derecha. Y por último, mis ojos, se los regalo, en dos cucharillas de postre, uno en cada mano.

A Frida Kahlo, por legarnos todo lo que admiro desde que mi abuela me enseñó sobre pintura.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

REALMENTE, no quería bajar.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Miss Alabamos 2011.

Creo seriamente que tengo y existe un problema: yo por creer en algo todavía, en un ápice de esperanza para la inteligencia del ser humano; los progres y estupendoas/as por intentar serlo.

Sinceramente me parece insostenible tanta tontería. Estoy saturada de perfiles de facebook, de cobrasnake, de videos y news sobre zombie club, de camisetas con tipografías que afirman haber vomitado en los baños de un antro de la downtown londinense y de ver a la gente con la cabeza empapelada por los blogs de la Tendencias.

Salir con el único propósito de conseguir más amigos en facebook para así ya poder crearse una página, subir de caché en myspace (ah no que eso ya no se lleva , no?) y seguir comprando trapitos entre el mercadillo super cool de al lado de tu casa (porque siempre ha de estar en el barrio) y alguna tienda vintage o bien, para ser más guay y demostrar que eres total, algo de Zara, Mango o si somos súper atrevidos del Pull and Bear… Da igual que en ciertos casos se pueda llegar a parecer un espantajo atraviado con la gama de colores de un expositor de subrayadores Stabilo mezclado con un camión de basura, no importa: es guay, perdón, COOL.

Además de todo eso utilizar anglicismos es lo más mejor… ¿Para qué decir noticias cuando puedes decir news? ¿Por qué usar suburbial si puedes decir underground? O aplicar adjetivos jamás imaginados como hipster o mainstream (de este último aunque reniegue, he de decir que lo uso frecuentemente) que nos hacen olvidar todo el palabrerío existente en décadas anteriores como “guay”, “jarto” u otros… Eso ya está demodé como diría Karl… pero resulta que el francés ya no se lleva tampoco salvo para los baños del Charada o la Heineken…

Comer es una cosa que tampoco es ciertamente aconsejable para alguien que quiera ser respetablemente “famous” en el rollo. Cuanto más patas palillo mejor, a poder ser llegar al nivel alambre de espino versión Guantanamo, en el que los únicos nuditos que veamos sea o la rodilla, el hueso del tobillo o alguna otra articulación. En chica el modelo más aplicable es el de triángulo de las Bermudas, dejando entrever tu magnífico cuello, ese poder para encajarse y desencajarse de tu propio torso. Unisex es el famoso xilofono, donde a través de unas costillas de niño de Mali podemos interpretar piezas sublimes.

No se deben olvidar los tatuajes, cuanto más vacíos de significado mejor. A ser posible tatuarse algún motivo encontrado en alguna promoción de phoskitos o bollicao, porque quieras que no siempre quedará más “vintage”. Ah! y si aplicamos tintas de colores chillones, entonces ya el summum… (pero si esto es latín, hay que anticuado todo, aunque igual se puede aprovechar para una instalación en ARCO)

Muy importante es recordar que TODOS podemos ser artistas, no importa que seas Miguel Ángel o pintes a tu vecina cagando mientras tu miras por la ventana de tu magnifico piso en Malasaña, tú puedes ser artista (mamá, ser protagonista)… Lo único que necesitas es un tumblr (ese portal impronunciable para cualquier ser humano), una réflex o en su defecto una Kodak de usar y tirar (que siempre puede dar el “toque”) y tu fachada de saber muchísimo sobre arte contemporáneo. Juegas con la ventaja de no tener que saber ni qué es el ready- made, ni quién fue Duchamp, Rothko, Pollock o Tatarkiewicz, tú eres lo máximo y lo último y nada importa más que tú y lo estupendo/a que eres.

Tampoco importa que no sepas absolutamente nada de buena música, sólo se hay que limitar a las cosas nuevas y los preceptos del indie de culto (como mucho y ya es pedir demasiado), nada de escuchar Lou Reed, Yann Tiersen, Louis Armstrong, Joy Division o Tom Waits. Sólo cositas como Justice, Superputa y Justin Bieber remezclado para darle un toque kitsch, ¿no?

No se usa ni el email ni el messenger, sólo el Blackberry chat, que quede bien claro. No se usa Grooveshark se paga Spotify aunque no tengas ni leche en la nevera. Y es imprescindible comprar vinilos que luego no vayamos a escuchar nuca, asi como adquirir camisetas de grupos que jamás escuchaste pero que viste en alguna portada de la Neo… (ya lo decían putilatex…)

Antes de despedirme querría citar algún pasatiempo recomendable al colectivo: hacer crucigramas de revistas HOLA! de hace 4 años, hacer la colada por tonos de camisas de cuadros, clasificar borsalinos por tejido, hacerse dependiente de American Appareil, meterse una pelota de ping pong (eso sí, vintage) por la nariz o romper platos de duralex, verdes o marrones, como en los mejores tiempos de la infancia de un niño de los 70.

Y perdón por olvidarme el último punto, imprescindible: hazte BISEXUAL y haz que todos/as lo vean, a poder ser que te saquen una foto en el Nasty… y que RULE!

3 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

Cuando queremos decir cambio.

Cuando hablamos de revolución, salta la alarma, la gente entra en un estado de confusión que resulta una mezcla entre miedo y temor al compromiso. Por una parte existe un afán generalizado de querer cambiar las cosas, por otro, un síndrome de pasotismo extremecedor.

Todos somos conscientes más o menos de cómo se nos plantea el futuro: lleno de paro, recortes sociales, precariedad económica, y una larga lista de asuntos desalentadores… Pero lo cierto es que la situación es especialmente angustiosa para nosotros, los estudiantes. Cuando alguien todavía se me acerca y me pregunta qué es eso del plan Bolonia, automáticamente contestaría que un plan para estudiantes ricos.

De las muchas meteduras de pata que este Gobierno ha podido llevar a cabo, esta es una de las más nefastas. No sólo se nos cierran puertas a muchos y muchas a la universidad por temas de números clausus o pruebas de acceso, sino que nos van a quitar las becas y se van a convertir en hipotecas, van a reducir el número de actividades complementarias tales como conferencias o proyecciones (que ya son prácticamente inexistentes). La universidad ya no es el lugar que era de intercambio de cultura y conocimientos, sino que es un campo de cultivo para los bancos, que hacen de los campus una extensión de sus entidades… Los estudiantes estamos siendo testigos de cómo, no sólo la universidad de las humanidades se viene abajo, sino todas.

La universidad se está volviendo, o ya es, una institución elitista, que en el mejor de los casos deja cobertura a estudiantes con un préstamo para pagar su matricula, que años después seguirá pagando… Este plan sólo aburguesa las enseñanzas universitarias y engorda el ansia de las clases ricas por sesgar el conocimiento a los que no son de su mismo estrato social. ¿Estamos volviendo entonces a eso de que cuanto menos sepan los pobres mejor los conduciremos? Los conocimientos están supeditados al poder económico… Desde Leonardo, pasando por Balzac hasta Nietzsche, Marx o Simone de Beauvoir, todos por los suelos…

Paremonos pues a pensar si el futuro del país, los jóvenes, estarán suficientemente preparados para seguir educando y formando culturalmente e intelectualmente a las generaciones venideras… Somos la segunda generación x, el lastre de una de las crisis económicas más importantes del mundo… Y se nos niega cualquier tipo de salida. Nos quieren conducir como a ganado al engorde de los bancos y los gobiernos…

Dejando el tema de la educación a parte, existen muchos ejemplos más… Uno de los más recientes es de el supuesto asesinato de Osama Bin Laden… ¿Cómo puede ser que un asesinato, sea quien sea, pueda ser motivo de alarde político o social? Un premio Nobel de la Paz ejecutando, no es sólo una prueba más de la hipocresía de los EE. UU y el mundo en general, donde se nos intenta vender un bienestar social que no existe, un sistema democrático que no existe, un Estado de derecho que no existe y unos Derechos Humanos que no se respetan. Aplicando el famoso “Ojo por ojo” Obama lucía su “diente por diente” en un discurso en el que ofrece a su pueblo la venganza como único medio posible para combatir el dolor, en lugar de aplicar las penas de cárcel y trabajos que cumplirían con los ideales de un buen Estado de Derecho… Da a los americanos el sebo perfecto para alimentar el odio entre occidentales y orientales. Muy bien, si si.

Se cortan los canales de información: a los periodistas ya hasta se les niega realizar preguntas en ruedas de prensa y cómo no, se vuelve la cara cuando uno de ellos es víctima de secuestros en países en conflicto… Tal es el caso de Manu Brabo y muchos otros, portada dos días y al tercero cae en el olvido de los medios, ¿qué es eso más que hipocresía hacia los que se juegan la vida por ofrecernos cobertura acerca de lo que pasa fuera de nuestras cuatro paredes soportadas por mentiras? ¿Por qué se permite que sigan secuestrando periodistas en vez de políticos que abusan de su inmunidad diplomática? ¿o debería decir mentira y encubrimiento diplomático?

Todos somos mayorcitos y conscientes de que en Francia se está penalizando una cuestión como es la del velo (del que estoy totalmente en contra, dado que es un símbolo de opresión sobre la mujer) en vez de educar en la laicidad y el respeto sobre los Derechos Fundamentales y el respeto… Esto es sólo una medida con el fin de distraer la atención de los franceses sobre el paro o las relaciones con Gadafi… Aunque en España tampoco nos hayamos quedado cortos suministrándole armas durante años.

Por tanto, sabemos que el mundo se desmorona y no hacemos nada más que quejarnos frente al televisor porque tenemos los exámenes a la vuelta de la esquina y no hay dinero para salir el sábado o bien no va el wi- fi y no podemos actualizar el status en Facebook. Pero eso sí, a la hora de “poner el cazu” para que nuestros padres nos den 10 euros para salir a la calle nadie dice ni mu: ¿De dónde sale ese dinero más que del trabajo? Trabajo que si seguimos sentados en el sofá protestando, no vamos a tener NUNCA… Si las promesas que los políticos de este país, y del resto, no surten efecto y no saben más que mirar por su propio interés y el de las élites, no funcionan y sólo llevan al declive, ¿qué habemos de hacer más que la Revolución? Hacer la Revolución, no la guerra, que es la que ellos están llevando a cabo contra todos nosotros: estudiantes y trabajadores/as. Y si bien somos pocos los que estamos gastando horas en protestar, perder clases, pegar carteles y repartir panfletos, colaborando en asociaciones y trabajando: Una minoría en la línea revolucionaria correcta no será más una minoría. Pues bien el partido chino comunista se fundó en una barca con 12 personas…

Es hora de ir hacia el cambio que nosotros queremos y necesitamos, hacer la Revolución, que es el cambio. El cambio sustentado en el estudio y la educación del pueblo a través de la cultura, y del trabajo.

Y si sigues ciego, mátate.

4 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

Canciones para el sueño y las manías.

Se me caen ya los párpados, les pesa el sueño. Ni si quiera con cuatro cafés soy capaz de mantenerme. Me fallan ya hasta las piernas y cada vez noto con mayor intensidad cómo mi cabeza va rompiéndose un poco más.
El transcurso de los minutos se vuelve quebradizo, como la pared, que ya con grietas, da señales de que en poco tiempo se convertirá en agujero díficil de tapar u ocultar…
No sé qué me preocupa más: si colocar correctamente una cucharilla de café o respirar dentro del vaso para poder saborear el café mediante su olor. Tampoco sé qué me causa más indignación: si que la gente se queje de vicio, no se organice y no luche; o que no sepan diferenciar entre Garrel o Bertolucci…
No me parece demasiado útil pararme a debatir estas cuestiones, ya que yo seguiré prefiriendo a “al final del suflé” que a cualquier otra película, asi como guardar el medio sobre de azúcar que no uso, doblado, bajo el plato.
Y me traslado lejos, y lo que escudriño e imagino, no soy capaz ni a contarlo yo… Me duermo, llevame ya, que me caigo del sueño.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría