Archivo de la etiqueta: hipster

Mamá, quiero ser un DJ machirulo.

664948_10151258898624095_1468182192_o

Ayer llegaba a mi por medio de Facebook un artículo titulado Papá, quiero ser una groupie que firmaba un Dj llamado HITCH.

La polémica se desata en un muro de otra DJ que abre el debate sobre el machismo en el mundo de los DJ’s partiendo del tono sexista con el que está escrito el artículo. Desde que empiezo a leer, me saltan las alarmas. Primero por el título. Empezando con “papá quiero ser…” En cuanto a lo que implica si quieren ir  a menear o no el culo a un club de baile es mil veces más probable que sea su madre la que sea receptora de tal mensaje. El padre para este hombre, ya es el que tiene que aprobar o no el hecho de que su hija quiera ser groupie. Partimos de esa base tan antigua de que el padre es el cabeza de familia y es el que dirige los movimientos de su estirpe.

Pero no nos detengamos sólo en el título porque el texto tiene mucha tela que cortar:

Abre el artículo hablando de un supuesto fenómeno donde las féminas ocupan las cabinas de los (con O) DJs para molestar e intentar hacerse las protagonistas de la noche. El target lo sitúa en chicas desde los 16 a los 40 años. Hitch habla desde un sexismo exacerbado donde estas mujeres, según él, sólo tienen una preocupación: triunfar a través de un hombre. Además para engordar más su visión machista del asunto hace la siguiente observación:

(…) llegando a ser desarrollado como un modelo de vida por muchas `teenagers´ de entre los 16 y  40 años (sí, sí… todavía encontramos a algunos especímenes de más de 30 años que no han alcanzado la edad del pavo y se sienten como pez en el agua, vistiendo como putas y ejerciendo de groupie noche tras noche).

Con esto se da a entender que las de dieciseis son putas, pero que las de más de treinta ( ¿desde cuando tener treinta años es ser viejo/a para salir de noche?) son putas y rídiculas que no saben madurar. Todo esto lo dice un tipo que debe de tener más de treinta y cinco años, (siendo amable y generosa) o eso es lo que deja entrever su aspecto. Si la vida de la noche ha sido más o menos dura con él, eso ya no lo sabemos. La cuestión que nos ocupa es el hecho de que al parecer, una mujer no puede vestir como le da la gana sino que está a expensas de lo que especímenes machirulos como este, piensen y crean adecuado. Una versión moderna de “no me gusta que a los toros te pongas la minifalda” pero versión modernuqui. Misma opresión masculina, diferente año, mismo país, mismo sistema. Pero he aqui un gran dilema: si se viste con una minifalda ombliguera es una zorra, si se viste como una azafata de Fly Emirates es una estrecha… ¿en qué quedamos entonces? Las mujeres pueden vestir como les de la gana, independientemente de la edad que tengan o de cómo de caídas tengan las tetas o el culo, porque para eso es su cuerpo. El cuerpo de una mujer, por mucho que no os guste, no es propiedad de la sociedad mundial del falo, sino de las mismas mujeres, que deciden qué ponerse, cuándo y cómo. Condenar comportamientos o imágenes por el simple hecho de que una mujer sea más o menos joven es una clara prueba del machismo que aún sigue intrínseco en la sociedad, y de la hipocresía varonil, para ellos todo vale, nosotras hagamos lo que hagamos, siempre que lo decidamos dentro de una independencia absoluta de la opinión que les vayamos a merecer, les jode.

Seguimos para bingo con el siguiente párrafo, donde afirma que el único objetivo de estas chicas que se suben a la cabina del DJ es echar un polvo. Generalizando (como buen machoman) cuenta que sus objetivos son múltiples pretendiendo acostarse con todos los DJs o músicos posibles. Y me pregunto yo… ¿a caso los hombres no pretenden coleccionar todos los polvos posibles para aumentar su status de macho alfa entre su círculo? Quizás el hecho de que la mujer quiera cepillarse a quien guste, molesta, porque se supone que abandonamos el topicazo de la chica a la que te follas una noche y luego te llama sin parar por semanas porque se enamoró de ti a través de tu pene deslumbrante… Para los oldschooleros eso de “una tia se folla a muchos y es una puta, un tio se folla a  muchas y es un macho” es el resumen de la idea que Hitch nos ofrece en su generoso artículo. Pero es con esta cita con la que se gana a pulso el pin de machista a los platos (alerta wiwi)

 

Es igual si el objetivo en cuestión es alto, bajo, gordo, ciego, calvo, la tiene pequeña, es más feo que Mortadelo o adolece de una inteligencia inferior a la de Sergio Ramos. Lo importante es que sea `famoso´; aunque puestos a hacer, si es conocido dentro del ámbito por el que nos movemos ya es más que suficiente…

Vamos a ver, entiendo que nacer con pene otorga por sistema ciertos privilegios hegemónicos que llevan a los hombres que se quedan en esa posición, a pensar que son más que cualquier otra mujer o ser humano. Pero no es así, llegó el feminismo y la liberación femenina y os jode el negocio… Resulta que las tias ahora buscan el sexo rápido y si les llama la atención algún hombre no dudan en tirarle los trastos porque están seguras de si mismas y por qué no iban a hacerlo. No quieren casarse con dicho especímen sino pasar un buen rato y volver a su casa. No es necesario quedarse a dormir y desayunar (por mucho que algunos quisieran llenarse la boca con la historieta de la promiscua que resulta ser como todas, al final, una cursi románticona). Creo que es un clásico que te venga el típico plasta en un bar e intente meter fichas a cada chica que ve en el espacio a medida que le van mandando a pastar al campo.

Quisiera saber también si se ha molestado en preguntar a las mujeres que pinchan, si han sufrido acoso por parte de los hombres que se suben a su cabina, o lo intentan, e incluso una vez terminado su set, siguen insistiendo. Quizás Hitch no cuente con que haya también mujeres DJ que lo hacen igual de bien o mejor que algunos de los DJs masculinos. Sin embargo el complemento harén de féminas que eleve el ego y reputación de guapo (aunque seas un cayo escondido detrás de una barba donde guardar pájaros) es algo más típico de hombres. Esto muchas veces derivado del estigma que se nos ha puesto a las mujeres cuando llegamos a posicionarnos bien dentro de una profesión gobernada en esencia por hombres (osea todas al 90%), donde a la hora de ostentar un rol importante no se nos tolera ningún error. Hemos de ser impecables, guardar una buena imagen y no jugar a ser unas vividoras porque terminará por jugar en nuestra contra. (Es aqui donde muchos empezarán a poner ejemplos de músicas y artistas que van de nastys por la vida, pero decidme alguna que haya estado de moda más de un par de años… Vaaale, mmm, ¿Madonna?  *risitas*).

Hitch sigue escribiendo con afán, narrando con mucho dramatismo que a partir de cierta hora las groupies (como él las llama) se reproducen sin parar como Gremlins. (¿las está llamando feas también? Igual hay que mandarle un espejo a él…). Como Gremlins se reproducen normalmente y con total impunidad popular los moscones, pesados, plastas, lapas, cansinos, acosadores o chulitos, que oh! sorpresa a veces no entienden que no es no, y acaban por intentar agredirte o abusar de ti sólo porque te han pagado dos chupitos de Jager, creyendo que nos pagan con alcohol por favores sexuales legítimos. Señalando que calentar, y con ello, conseguir copas gratis es nuestra única misión en la vida. Resumiendo, la que sale de noche e intenta ligar con el DJ sólo busca echarle un polvo, beber gratis y sentirnos acto seguido realizadas y orgullosas, porque es nuestra máxima aspiración. Y tirando otro ídolo abajo, diré que sorprendentemente nuestra función no es sólo esa, también tenemos dos manos para trabajar, revolucionar y construir nuestros propios proyectos además de para hacer pajas.

Da una advertencia además, de solidaridad y hermandad masculina, donde señala que echar a las mujeres que se suban en la cabina a bailarte el agua y pelearse en barrio por ti, son unas histéricas que te montarán una escena. Muy típico de Freud y un poco anticuado para un chico tan progre y moderno. Tradición renovada, de nuevo el patriarcado combate con Madonna por el puesto de quién se reinventa más a lo largo de los siglos.

Las groupies además de histéricas son bipolares, altivas y estiradas. ¡Qué malas! ¿por qué no se quedan todas en casa tejiendo y leyendo el cuore y así no molestan? Yo tampoco lo entiendo eh… (Voy a potar ahora vuelvo…)

 

ESTOY DE VUELTA.

Sección de ropa y peluquería, aqui vuelve al punto primero. Las mujeres siempre intentando provocar a los hombres cual pecadoras en celo.

De ahí pasamos al atuendo. Su calidad, precio, marca y modelo resultan indiferentes siempre y cuando éste sea provocativo y rompedor. Vestidos ceñidos a ras de césped, camisetas de tirantes sin sujetador, pantalones cortos de estos que están tan de moda y enseñan media nalga por lado… Qué más da que te vean como a una puta. La cuestión es poner palote al personal y, sobre todo,  lucir molleja para llamar la atención del `pincha´ en cuestión. El fin justifica los medios.

Sabrá por casualidad lo que es la feminización de la pobreza que dirige a las mujeres a cobrar menos por su condición de serlo, ser más precarias y tener menos poder adquisitivo? Sabrá entonces por qué compramos en H & M en vez de en Chanel? Por qué en nuestra tradición de cuidadoras miramos antes por otros gastos que por el ocio? Segunda tanda de interrogantes teóricos sociales, ¿sabrá por qué las mujeres no tenemos que avergonzarnos de tener más o menos lorzas y vestirnos como decidamos? TAdáH! Tenemos libertades que nos pertenecen y cánones a los cuales no queremos responder. Amamos nuestros cuerpos tal y como son, y no queremos cambiarlos ni adaptarlos a maniquís. Queremos ser nosotras mismas y gustar a quien nos acepte y no a quien nos quiere encorsetar como pretenden algunos hombres del tipo Hitch. -Las hipsters también quiere ser libres aunque sean gordas! Visibilicemos a las hipsters que no son chupachups (palos con cabeza)-. Si decidimos ponernos una braga vaquera nos la ponemos tengamos culazo o un par de canicas unidas.

Screen shot 2012-06-29 at 5.34.23 PM

Porque ellos no son más que ninguna mujer y no están por encima para poder dictar qué es más o menos agradable para vestirnos, para codificar qué es o no adecuado, y por qué los hombres pueden ponerse lo que les venga en gana  y las mujeres no… Esto no está nada superado, y lo deja claro volviendo sobre el asunto.

En cuanto a lo del pelo, un pequeño apunte. No sé cuando se habrá escrito, pero lo del rapado lateral ya pasó de moda hace un año. Ha dejado de ser mainstream e incluso las chonis lo adoptan.

 

 

“¡Prohibido gastarse un céntimo! ¡Dios me libre! Por favor ¿cómo van a pagar una copa? ¡Qué están en la cabina con el DJ! Esta es otra de las premisas que siguen más a rajatabla y que casualmente no les cuesta ni un ápice cumplir. Todas llevan bolso, sí, pero ese bolso suelta menos dinero que el Banco de España en plena crisis financiera.

 

 

Hablando de tomar drogas, lo de la adicción a narcóticos, desgraciadamente es algo demasiado extendido como para referirlo sólo a estas mujeres a las que te refieres. Pero seguimos porque no acaba aqui:

Folladjs, comebolsas, buscavidas, starsfuckers, follafutbolistas… muchas especies y derivados, sí, pero al final todas desembocan en un mismo denominador común, que no es otro que su razón de existir: venerar al famoso/-s de turno para intentar cepillárselo y propagarlo a los cuatro vientos para sentirse importante.

Moscón, baboso, acosador, pesado, asaltacunas, follaniñas, machiruloviolador, cerdo, … Muchas especies y derivados , sí, pero al final todos desembocan en un mismo denominador común, que no es otro que su razón de existir: venerar al patriarcado, turno para hacer alarde de la talla de su pene que se acredita a molestar a cualquier tia que le de la gana, sin importar lo que ella quiera, o incluso que pueda ser lesbiana ! Porque se quiere sentir importante dentro del sistema. Y llega el colofón (menos mal porque ya me estaba cansando tanta machirulez junta):

Y después de leer esto me pregunto yo ¿Qué dirán mis groupies? 

Pues igual ni las tiene. Igual no es tan guapo, ni tan follable, ni deslumbrante intelectualmente después de haber soltado esta retaíla de machismos máximos que datan, (por dar un márgen más contemporáneo), de la dictadura de Franco y el manual de la buena esposa, disfrazados de sexismo progre y moderno, que en realidad es la misma mierda opresora y estúpida de siempre. Lo de ver patriarcas misóginos que reniegan  de su naturaleza me hace sentir que mi misión es contribuir a haceros que os acepteis a vosotros mismos tal y cómo sois, machistas contemporáneos. Lo primero para abordar vuestro problema, es reconocerlo.

 

“Manifiesto de la polla DJ inconforme con la libertad femenina” , es poner de manifiesto el complejo machista que asigna carta blanca para poner a las mujeres a caldo y encima se les aplaude y se les publican en web para extender su mensaje sexista. Libertad de expresión sí, pero con cabeza… y no con la de abajo, sino con la de arriba, pero claro para eso hay que saber mirar al mundo con los ojos de una persona liberada de las ideas de este sistema podrido de opresión masculina.

Y citando consigna feminista “¡Mi cuerpo, mi vida, mi forma de follar, no se arrodilla ante el sistema patriarcal!”.

Lara A. Miranda // Lara Newell

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo activismo, feminismo, opinion

Feminismo de lata en Diagonal.

¿Por qué lo llamamos machista cuando queremos decir…

Hace dos días leí el artículo que se publicó en Diagonal sobre el machismo en el mundo del indie… Lo primero que me llamó la atención fue el título: “Machismo gafapasta”… Conozco bastante gente a la que le gusta el indie y no tiene problemas de visión, salvo por las cervezas que se toman más allá de las tres de la mañana. Tirando de mitos, el artículo ya comienza encasillando al indie estereotipado: con gafas de pasta, pitillos (o más bien leotardos vaqueros), camisa abrochada hasta el último botón, más delgado que un crío de Mali. Por supuesto, esta imagen se identifica con un hombre y no con una mujer. Y es que el tono del artículo, desde mi punto de vista, da a entender que, aunque la autoría sea colectiva (ahí, para resaltar que son súper inclusivos e inclusivas), lo han escrito para subirse al carro de las polémicas que se han ido generando en el último trimestre, tales como las de Desigual o las de los anuncios de Evax, y un largo etcétera.

Quiero dejar bien claro llegadxs a este punto, que yo soy una mujer feminista, convencida, y comprometida con la lucha, sin embargo, me parece que a veces, en un intento de querer ir de progres máximos, se ridiculizan las posiciones que se han ido tomando a partir de opiniones documentadas, para quedarse en un feminismo, que yo llamo, de lata.

Entiendo por feminismo de lata aquellas acciones, artículos u opiniones que tan sólo buscan aumentar gratuitamente la popularidad, la polémica por la polémica, o simplemente, como acabo de señalar, sumarse a una tendencia. Pero he aqui donde surge el problema, ¿por qué se toma el feminismo como una moda? Está claro que no lo es, está claro que las personas que se permitan juzgarlo como una tendencia pasajera dentro de la sociedad, o un adjetivo más que poder añadir a la bio del Twitter, están muy confundidxs… Desde mi humilde punto de vista creo que lxs autorxs de este texto, no pretenden ridiculizar, ni hacer demagogia de la lucha feminista, pero sí que insisto en que a lo largo del artículo el tema se va desvirtuando, para acabar ofreciendo una visión confusa sobre lo que ellxs mismxs proponen… Bien, creo que para escribir un artículo de opinión (como pienso, es el caso), primero se ha de tener la suficiente información como para ofrecer una explicación completa y contundente dentro de lo que cabe.

Vale que sea evidente que en todos los géneros musicales encontremos machismos, o micromachismos, más velados que en otros. Es evidente que música como el reguetón no esconde su sentido falocráta, o que el hip-hop a menudo habla de tetas-culos-y polvos, e incluso de prostitutas, (aunque hablan de mil cosas más a parte de esto. Aprovecho para decir que el hip-hop está aún hoy muy estigmatizado…). Pero sinceramente creo que no puedo opinar más allá de este par de líneas, puesto que no soy una consumidora de dichas corrientes musicales.

Que Annie B. Sweet se haga fotos de promoción con menos ropa que con la que sale a comprar el pan, me parece algo que no viene para nada a cuento. Primero porque la artista decide si aprueba sus propias fotos de promoción, y segundo porque tiene el mismo derecho a salir vestida con una transparencia y un sujetador negro, que a salir en chandal o directamente desnuda. Lo que faltaba era que después de tanto tiempo combatiendo por la libertad femenina a la hora de ofrecer una imagen en público, volviesemos sobre lo mismo… Además de que aqui entra un factor importante, la estética, y sobra decir que las fotos de Annie a parte de ser sencillas y a la par elegantes, no presentan mayor conflicto que el de distinguir entre la imagen del artista y su música. Una artista de sus características, que vive sobre todo de directos no busca tanto que se la juzgue por su imagen, sino por sus conciertos y composiciones.

Además deberían contactar a la hora de repasar estos artículos con un/a coolhunter y/o sociológo/a que les diferencie entre lo que se entiende como gafapasta (aKa cultureta, de toda la vida) y un hipster… Porque no tienen por qué ser sinónimos (ni estimo lo sean…).

Por otro lado, que en un vídeo del Guincho se vean tetas, no se me presenta mucho más agresivo que cualquier película de Von Trier, que seguramente todxs esxs hipsters gafapásticos, y los diagonalers (así he decidido llamarles), tomen como un magnífico director para nada comercial (ja ja ja, perdón, es que es muy gracioso…). Y con esto no excuso el tratamiento que se da al cuerpo femenino dentro de la publicidad, (que es bien sabido, critico), el ámbito musical, o de la moda, pero es que en este aspecto, sostengo que se configura estrictamente desde un sentido de gusto y estética, que puede verse, se mantiene a lo largo de todos los videoclips del canario…

Una mezcla kitsch entre una Playboy de los 60’s y Verano Azul… A mi me parece mucho peor cualquier anuncio de compresas que esto, que al menos tiene un trasfondo creador… Artístico. Quizás Pablo sólo busca hacer un favor a todxs esxs indies que no han visto aún una mamellindie* en su vida. (*término tomado de los @Indiepollas).

Los músicos indies pueden mostrarse inseguros y tiernos. De hecho, las críticas más zafias a este género se ceban con la languidez. Pero esta tolerancia a los sentimientos masculinos no tiene por qué traducirse en relaciones más igualitarias entre hombres y mujeres.

Pues obviamente no, no tienen por qué suponer relaciones más igualitarias entre hombres y mujeres, pero tampoco es cierto que todos los indie-stars, hombres, del panorama, digamos nacional, van exactamente de buenitos empollones de la clase… Sino que hay más de un ejemplo de indie lover… No sé si me explico…

la mayoría de las letras de Los Planetas, grupo emblema del indie estatal desde los ‘90, están dedicadas al despecho amoroso y en ellas cabe todo tipo de revanchismo hacia mujeres crueles que producen dolor y merecen recibirlo. En los últimos años, el letrista más celebrado es Francisco Nixon, que abunda en canciones de amor a chicas guapas –no se les suele conocer ninguna otra cualidad– a las que admira de manera aparentemente ingenua. Y, más allá de las sutilezas, tenemos a Antonna (el proyecto en solitario de un miembro de Los Punsetes), incapaz de acatar el rechazo dignamente: “Era una gilipollas y además bastante fea, aun así le pedí el teléfono, para que veas (…); la tía puta ni siquiera quiso”. Como resume la periodista Elena Cabrera, “el indie es un imaginario masculino donde los hombres cantan sobre qué es ser un hombre joven en los ‘90 y los conflictos propios de hacerse mayor en el siglo XXI”.

Las letras son un campo arduo, terreno pantanoso para cualquier persona que estime oportuno sembrar su opinión sobre ellas. Y es que, al igual que ocurre con el tratamiento de las imágenes, las letras, son una licencia más, que dependen por entero de lxs artistas, y de su libertad para componer… Cabe por tanto plantearse el siguiente interrogante ¿hay que ser políticamente correcto en la música? Si algo de bueno tiene el arte y las diferentes disciplinas que abarca, es la posibilidad de jugar a ser incorrectx, de retar al público, de provocar distintas reacciones, e intentar suscitar diferentes sensaciones, sino no sería música, sería un libro de educación vial… Otra cosa bien distinta es hacer apología de según qué cuestiones. En este aspecto, creo que las canciones a las que aqui se refieren no son más que una muestra de los temas recurrentes dentro del imaginario compositivo del indie-pop, sólo que es más fácil criticar desde un punto de vista superficial que analizar e invetigar sobre la raíz del conflicto que lleva al autor/a a escribir esa letra. No veo a nadie criticando duramente a Bukowski por misógino, seguro que les parece un dios literario del realismo sucio. Lo cual me parece óptimo, pero yo no comparto.

Y en cuanto a lo de La Bien Querida, y la boda, creo que la pobre ya tiene suficiente penitencia con llevar esas faldas…

Este artículo, me da la sensación, carece de testimonios, es decir, para que tuviese mayor rigor periodístico (y con esto no pretendo dar lecciones de nada a nadie), y validez, no hubiese estado de más contar con unas cuantas declaraciones o explicaciones por parte de músicos/as de la escena, que desmintiesen o confirmasen las ideas que se exponen en el artículo. Porque ni un blog es un períodico, ni un períodico un blog, y la diferencia principal a menudo reside en el rigor de las informaciones y fuentes, a las que por lo general el/la autor/a de un blog no suele tener acceso. Pero claro, es que lxs artistas y músicxs no tienen el deber de explicar sus creaciones, al igual que lxs artistas plásticos no tienen el deber de proporcionar un díptico explicativo de cada una de las obras expuestas en una muestra. Se llama licencia artística, libertad creativa, o arte… O música.

La cruzada de Diagonal contra el indie no termina aqui, sino que prosigue, con una serie de testimonios sobre supuestos sesgos de género en salas y conciertos del panorama español, donde para establecer su crítica se basan en tres afirmaciones de artistas mujeres, de dos líneas cada una… Ya… no tengo nada más que decir… Dado que en el apartado en el que se podría obtener mayor rigor, y veracidad, con un margen más amplio para la investigación, no se explayan en absoluto.

Parece que Diagonal quiere atraer la atención de los y las indies del país para así aumentar el número de lectorxs… Me parece muy bien, pero no mediante este tipo de artículos de opinión teñidos de amarillismo y sensacionalismo. Sólo se ha buscado levantar una humareda porque es un tema que siempre ha estado en el aire y nadie se ha atrevido a investigar y exponer de manera concreta y adecuada, quizás porque para eso hace falta algo más de información que cuatro juicios de valor sobre unas fotos de Annie B. Sweet (seguramente de una fan de Lourdes *jajajaja*), o unas cuantas frases que no se presentan, ni citan, su contexto original. Puede que todo ello sea culpa de Bolonia, o del PP, o del feminismo barato de la Etxebarría, sinceramente no lo sé. Sólo sé que esta es mi opinión y a quien le guste, me alegro, y a quien no, que lo arrasque, que replique.

Libertad de prensa tanto para Diagonal como para la Newell (osea, para mi, que parece se me levante complejo de Aida Nizar).

Aqui el artículo: https://www.diagonalperiodico.net/culturas/machismo-gafasta.html

María de las Nieves se me rompe el corazón.

Vamos que todo esto me huele ya… Me toca los ovarios a dos manos (que no me aguanto más…)

15 comentarios

Archivado bajo feminismo, opinion